Alianza Francesa muestra nueva cara tras inversión del Centro de Patrimonio

  • Intervención del inmueble ascendió a ¢16 millones de colones

San José, 6 de enero de 2016. Un estilo ecléctico, que data de 1896, con gran influencia de la arquitectura victoriana, es lo que representa el diseño de la casa esquinera del josefino Barrio Amón, donde se ubica la Alianza Francesa. Esta edificación, según historiadores del Centro de Patrimonio, es reflejo de la forma de vida de la élite cafetalera, la bonanza económica y la influencia europeizante de mitad el siglo XIX en Costa Rica.

 El Centro de Investigación y Conservación del Patrimonio Cultural informó que las obras de preservación constaron en el resane y pintura de la cubierta (techo) y buhardillas(ventanas que sobresalen verticalmente en el techo), pintura y resane de las paredes de ladrillo de las fachadas, restauración de los marcos de las puertas y ventanas, restauración de los elementos de metal que decoran la fachada principal, y que, además, se logró recuperar la iluminación externa del edificio.

“La representación oficial de la cultura de Francia tiene como sede uno de los edificios más emblemáticos y exponentes de la arquitectura clásica de este país”, valoró el Centro de Patrimonio, programa del Ministerio de Cultura y Juventud. La sede de la Alianza Francesa se ubica en el cruce de la avenida 7 con la calle 5, lugar que le permite a la edificación sobresalir en su entorno. 

En el decreto Nº 26474-C, que rige desde noviembre de 1997, se consideró que en esta centenaria edificación “se conjugan armoniosamente las diferentes técnicas constructivas de la época; se pueden apreciar el uso de metales, ladrillo y maderas cuidadosamente elaboradas que le dan características de hito urbano dentro del desarrollo josefino”.

Además, pesó en esta declaratoria como patrimonio histórico arquitectónico que “forma parte del conjunto Amón-Otoya, el mayor exponente de arquitectura residencial del San José de fines del siglo XIX y principios del XX”. Así como el uso que ha tenido y tiene actualmente, donde “se ha desarrollado una amplia prospección cultural que ha beneficiado a la población metropolitana”, menciona el decreto.

Amandine Decorne, subdirectora de la Alianza Francesa, expresó que es de suma importancia para el patrimonio histórico de la ciudad que se pueda conservar este edificio y destacó que la restauración contribuye con su dinámica.

“El aporte del Ministerio de Cultura y del Centro de Patrimonio es importante en el papel que desarrolla la Alianza Francesa a nivel de dinámica de la ciudad, del centro de San José. Estamos en un barrio histórico, creado por un francés, y esta casa es un símbolo de lo que es una ciudad. Los estudiantes vienen a este centro y es un movimiento que se tiene que rescatar en la ciudad. La Alianza Francesa trabaja ese eje desde hace varios años”, mencionó.

“Conservar el edificio forma parte de nuestra misión y el papel del MCJ, al apoyarnos, la complementa. La idea de restaurar un edificio que está en uso es sumamente importante. En nuestro caso, este es un lugar abierto a todos, entonces es para todos”, concluyó Decorne.

Características del inmueble. Según la información del Centro de Patrimonio, la casa se construyó utilizando una mezcla de técnicas; por esta razón se puede observar el uso de metales en el techo y otros ornamentos, del ladrillo en algunas de sus paredes y de finas maderas junto a mosaicos. Presenta gran influencia del estilo arquitectónico conocido como victoriano, sus cimientos son de cal y canto, las paredes de ladrillo están repelladas en cemento y arena con armadura metálica.

Cuenta con un jardín que lo separa de la acera por una verja forjada en forma de lacería y a lo largo de la fachada posee un corredor con ocho columnas o postes de hierro, unidos entre sí por un encaje de hierro fundido como ornamento. Tiene ventanales de guillotina a cada lado de la puerta principal, compuesta por dos hojas de madera de tableros decorados y sobre ésta, un montaje de vidrio.

El techo está adornado con una cresta de encaje de hierro importado de Bélgica, al igual que toda la estructura metálica utilizada en esta construcción. En la cubierta resaltan seis buhardillas con ventanas de influencia barroca francesa. Posee ático y sótano.

Historia de una casa centenaria. Según Yanory Álvarez (q.e.p.d.), quien fuera historiadora del Centro de Patrimonio, la edificación refleja el proceso de cambio económico, social y político de la Costa Rica del siglo XIX, y es uno de los máximos exponentes de la arquitectura josefina de finales de ese siglo. “Es una representación de las suntuosas edificaciones construidas a fines del siglo XIX y principios del XX”, afirmó en el documento de estudio para realizar la declaratoria como patrimonio.

Construida como vivienda por el cafetalero alajuelense Manuel Sandoval Jiménez en 1895-1896. Después de su muerte, fue la casa de habitación de la familia Lara Montealegre por varias generaciones, hasta que en 1964 los propietarios la arrendaron a la Alianza Franco-Costarricense. 

En 1989 la Asociación Alianza Cultural Franco-Costarricense compró el inmueble y para adecuarla a sus fines educativos, se le realizaron agregados y divisiones. Por esta razón, fue restaurada en 1995 con el fin de “recuperar los amplios espacios y rescatar los detalles más significativos del inmueble, los cuales se ocultaban entre las diferentes remodelaciones internas a las que fue sometido”, indica la investigación del Centro de Patrimonio. Entre septiembre y noviembre de 2015 recibió esta última restauración.

Alianza Francesa; varias décadas de ser puente cultural. En Costa Rica la Alianza Francesa trabaja desde 1947 como una asociación sin fines de lucro, dedicada a la enseñanza del idioma y a la difusión cultural. Según indican, sus objetivos son: brindar cursos de francés a todo tipo de público a partir de los 4 años; ayudar al mejor conocimiento de su cultura, así como de las culturas francófonas; promover artistas locales y brindar servicios como la mediateca y la biblioteca en línea “Culturethèque”.

En el país la Alianza Francesa es el centro oficial de exámenes para los diplomas internacionales de francés del Ministerio de Educación de Francia, también es centro de formación académica para profesores del idioma. Su formación está acreditada por las universidades francesas y actualmente cuenta con más de 1400 estudiantes por año, según informaron.

Fotos: Detalles del edificio de la Alianza Francesa. Prensa MCJ.

Contacto de prensa: Rodolfo Gutiérrez, Centro de Patrimonio, tel.: 2010-7400, rgutierrez@patrimonio.go.cr

Producción – Oficina de Prensa y Comunicación – MCJ / Consecutivo 001 / LLV / 6-1-2016